lunes, 23 de octubre de 2017

Voy a contarte algo

Voy a contarte algo que aún no sabes.

Al gran amor de tu vida, ese que te abrazaba por las noches, a ese que arropabas cuando se cambiaba de cuarto para dejarte roncar a tus anchas, a ese que se quedó a pesar de tus tormentas, tus demonios, a ese que volvió en año nuevo, a ese que te cedía el sabor de la pizza a tu elección, a ese que cogiste el culo de camino a pedir vuestra primera copa juntos, a ese que siempre querías comerte, fuera donde fuese, a ese que te amó hasta que pudo, incluso cuando no podía, a ese que compartía sofá contigo y vuestro gato, a ese en el que estás pensando, a ese, al gran amor de tu vida, le debes algo. Qué digo algo, todo. Respeto, amor, cariño.

Sí, he soñado contigo, porque volver siempre había sido algo que quería contarte con ilusión y ganas. Y hasta que no te lo conté, no dormí. Y si esa persona está mal, estás ahí, porque a pesar de todo, es eso, el gran amor de tu vida, es ella, es quien te quiso a 2.500 km, quien siempre volvía. 

Ya todo está demás, quién está por encima de quién, quién ha dejado de querer a quién, quién está conociendo a otras personas. No hay niveles. Ya está todo perdido. Solo queda el recuerdo de lo que fuimos. Que no es poco. 

Siempre vas a tener un lugar en mi corazón. Nadie va a sustituirte. Has llenado una parcela de mi vida, plantaste amor, cariño, risas, locura. Y esos frutos jamás desaparecerán de mi alma. 

Habla de mí con cariño, con una sonrisa en los ojos, con admiración, con nostalgia si quieres, pero nunca dejes un mensaje si contestar porque creas que va a llevarnos a ese punto ciego del que nos ha costado tanto salir.

Voy a contarte algo que aún no sabes. Sigo siendo yo. Y siempre lo seré 

No hay comentarios:

Publicar un comentario