domingo, 15 de mayo de 2016

Tiempo limitado

Siempre esperando. Siempre esperando ese momento en el que la plena felicidad te alcance y te haga suyo. Siempre esperando ese momento que te dejará sin aliento. Siempre esperando a encontrar ese minuto de gloria donde todo parece estar en su sitio. Ese momento en el que sueñas con finalizar el instituto porque la universidad te permitirá estudiar lo que siempre has querido. O ese otro en el que te visualizas en un máster que te especializará en aquello que tan bien se te da. Y otros tantos en los que pensamos que el momento, ese momento, aún está por llegar, cuando somos tan ignorantes que obviamos que ese climax de plenitud ya lo hemos alcanzado. A los 10 años haciendo la comunión; esa noche de reyes con tu primer regalo de la lista; cuando diste tu primer beso; cuando te enamoraste; o cuando te volviste a enamorar; cuando bailabas a las 6 de la mañana esa canción que tanto te gusta a ti y a tus amigos; cuando estás en la playa, en verano, a las 7 de la tarde, y el sol hace que tu piel se erice; y así hasta enumerar una infinidad de veces en las que has sentido que nada podía ir mejor. El momento es ahora. Lucha por tus sueños, hasta conseguirlos, pero mientras, disfruta del camino. Nos preparan para pensar que el tiempo es ilimitado, pero nuestra vida es finita. Estás aquí, aprovéchala.