domingo, 18 de diciembre de 2016

A destiempo

Dijiste todo lo que quería oír (o leer en este caso). Todo. Absolutamente todo. Pero a destiempo. Y no sabes cuánto me duele. 

viernes, 9 de diciembre de 2016

Ya no me acuerdo

"Ya no me acuerdo ni de tu risa ni de tu prisa por darme un beso, ni que botón de tu camisa desabrochaba primero, ni que rumba me bailabas cuando querías robarme el sueño. Dicen que el tiempo y el olvido son como hermanos gemelos, que vas echando de más lo que un día echaste de menos. Y yo qué culpa tengo si ya no me acuerdo...".

Te he querido mucho 

viernes, 7 de octubre de 2016

martes, 9 de agosto de 2016

Por la primera vez

Hoy vengo a recordarte por qué quererme. Por mis despertares. Por los nuestros, mas bien. Pero comencemos por el principio, ¿no? Por aquella primera vez que me miraste. Por la primera vez que pensaste "maldita niñata consentida". Por la primera vez que te deje entrever la debilidad que causabas en mí. Por las primeras veces en las que me ponías nerviosa. Por la primera vez en la que pensaste que pensabas demasiado en mí. Por la primera vez que me dijiste que besaba demasiado bien y realmente te asustaste al pensarlo. Por la primera vez que decidiste que no eras bueno para mí y te marchaste. Por la primera vez que te sorprendí y me cogiste el culo de camino a pedir nuestro primer gin-tonic. Por la primera vez que fuimos al cine y la primera vez que no quisiste que fuera la primera. Por la primera vez que mi cuerpo te sorprendió. Por la primera vez que me dijiste que me querías. Podría seguir eternamente. Pero lo mejor es que ya sabes por qué tienes que quererme. Porque te hago feliz, básicamente. 

domingo, 15 de mayo de 2016

Tiempo limitado

Siempre esperando. Siempre esperando ese momento en el que la plena felicidad te alcance y te haga suyo. Siempre esperando ese momento que te dejará sin aliento. Siempre esperando a encontrar ese minuto de gloria donde todo parece estar en su sitio. Ese momento en el que sueñas con finalizar el instituto porque la universidad te permitirá estudiar lo que siempre has querido. O ese otro en el que te visualizas en un máster que te especializará en aquello que tan bien se te da. Y otros tantos en los que pensamos que el momento, ese momento, aún está por llegar, cuando somos tan ignorantes que obviamos que ese climax de plenitud ya lo hemos alcanzado. A los 10 años haciendo la comunión; esa noche de reyes con tu primer regalo de la lista; cuando diste tu primer beso; cuando te enamoraste; o cuando te volviste a enamorar; cuando bailabas a las 6 de la mañana esa canción que tanto te gusta a ti y a tus amigos; cuando estás en la playa, en verano, a las 7 de la tarde, y el sol hace que tu piel se erice; y así hasta enumerar una infinidad de veces en las que has sentido que nada podía ir mejor. El momento es ahora. Lucha por tus sueños, hasta conseguirlos, pero mientras, disfruta del camino. Nos preparan para pensar que el tiempo es ilimitado, pero nuestra vida es finita. Estás aquí, aprovéchala. 

lunes, 22 de febrero de 2016

Brújulas

Odio la gente que no predica con el ejemplo. Que no es practicante de su propia religión. Que narra a los cuatro vientos una vida ficticia que luego no lleva a la realidad. En este preciso momento, por consecuencia, me odio a mi misma. Siempre he oído que, en algún momento u otro de la vida, llega un instante en el que no sabes qué camino escoger, si el del centro, el de la derecha o el de más allá. Siempre he tenido un rumbo fijo (y no os equivoquéis, la meta sé donde está), pero últimamente me está costando más de lo habitual seguir el mapa, y quizás me haya desviado del sendero establecido. Para bien o para mal, tengo que entonar el "mea culpa". O no. Porque, repito, para bien o para mal me he equivocado, aunque soy de las que tienen en la biblia de su religión que, en primer lugar, jamás hay uno se equivoca, simplemente aprende de los errores o intenta exprimirlos al máximo. Como veis, estoy en un momento en el que la brújula no me funciona. Y sinceramente, estando donde estoy y con todos los días que me quedan por delante, creo que la guardaré en mi mesita de noche y la sacaré más adelante. Porque las cosas como son, disfrutar, estoy disfrutando.