viernes, 12 de junio de 2015

Egoempatiza

Creo que una de las cosas que más valoro en los seres humanos es su capacidad de empatizar. En los desconocidos, en esas personas que no saben nada de ti, que pueden hacer juicios de valor sobre tu situación es aún más admirable y algo que dice mucho, y muy positivamente de ese ser. Pero, déjame hablarte hoy del concepto de empatía que me gustaría que tuviesen mis seres queridos. Tengo 22 años. Me creía madura, capaz, eficiente, que estaba en el camino, y todo cambió, dio un giro de 180º y me colocó en la dura, cruel y verdadera realidad. En la verdadera madurez, en el verdadero camino. Pero ningún cambio de esa magnitud conlleva solo cosas positivas. En el viaje los restos de cicatrices son perennes, en mi opinión de por vida, resquicios del dolor, que te recuerdan tu fortaleza. Y quizás a veces eres demasiado dura, demasiado intransigente, demasiado todo. Todo es un mundo. Un grano de arena es para ti el Everest. Perdón. Perdón por ser así. Sé que no está bien. Pero ser egoísta, no empatizar con la persona que es tu todo, tampoco es algo bueno, ¿no? Llévame por el sendero que conduce al término medio, el lugar donde nos ponemos de acuerdo, alejado de la catástrofe que es para mí una noche sin ti y la normalidad de una noche sin mí que es para ti. Empatizar. Ver el dolor que causan en mí algunas cosas, por muy diminutas que sean, por muy insignificantes que parezcan. Jamás permitiría, en mi total conciencia, causar un 0,00000000001% de dolor en las personas que amo, respeto y hacen mi día a día más sencillo. Al fin y al cabo, la empatía, lo es todo, ¿no crees? 

1 comentario:

  1. Sigo descubriendo(te) y en serio, genial, GENIAL! Me identifico contigo mogollón, al principio parecemos bordes pero sólo es una barrera por esas cicatrices, en el fondo somos achuchables. Espero que te vaya todo muy bien porque te lo mereces!(continuo viendo vídeos)

    ResponderEliminar