martes, 26 de mayo de 2015

Positividad

Hoy me voy a despedir positiva, con las típicas frases de "después de la tormenta siempre llega la calma", "para ver el arcoiris has de soportar la tormenta", "no hay mal que por bien no venga", "cuando se cierra una puerta se abre una ventana", "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", "todo esfuerzo tiene su recompensa"... Y un largo etcétera. 

viernes, 22 de mayo de 2015

Trascendental

A quién pretendo engañar. Soy así. Trascendental, como tú dices. Apasionada. Romántica. Dramática. Gracias a Dios, tú eres un quita-hierros de todos los asuntos, me haces mantener los pies en el suelo y haces que esto de quererte tanto, de haberme enamorado de esta manera tan brutal y mi miedo al abandono sea algo simple y reducido: nos merecíamos, te tengo, me tienes y somos felices. Y nada más. Quizás por eso encajamos tan bien. Quizás por eso yo jamás pueda dejar de hacer un drama de mi traslado a miles de kilómetros de ti. Quizás amarte por encima de mis posibilidades, demasiado, sea lo mío, es lo que se me da bien en esta relación. Preocuparme, enfadarme, llevarlo todo al extremo. Porque tú siempre estarás ahí para agarrarme los tobillos. Rectificar es de sabios, si el carácter va a menos, esto no va a suponer un esfuerzo supremo. Disfrutar de la vida, del momento, del hoy, de lo que tenemos, que por suerte, es mucho. Una vez más, gracias. 

jueves, 14 de mayo de 2015

Sé mi sol


¿Sabes esos niños que tienen miedo a la oscuridad y tienen un montón de pegatinas en el techo que brillan durante la noche, sus padres les cantan nanas o le cuentan cuentos para que descansen mejor o les compran esas lámparas giratorias que proyectan figuritas en las paredes? El miedo es algo que solo somos capaces de sentir los humanos. Y las personas que nos quieren intentan disminuirlos, miedo a las arañas, al agua, a las alturas... Mi miedo es bastante extraño. A veces me imagino en un bosque frondoso, lleno de árboles altos, muy altos, con un prado donde las flores, debido al rocío, brillan con una luz tremendamente especial. Pero, sin esperarlo, el cielo se nubla, sin previo aviso. Y eso es lo que siento yo a veces, sin previo aviso. No quiero a mi lado gente que incentive mis miedos, sino que los aplaque. No quiero tormentas. Quiero sol. Sé mi sol. 

miércoles, 13 de mayo de 2015

L'amour

Los que nunca se han enamorado, esas almas libres, picaflores, vividores y, aunque ellos no lo admitan, temerosos de sufrir, dicen que el amor es para los débiles, para los que necesitan a otras personas para ser felices y que nos digan todo lo buenos que somos, mientras que con ellos mismo se sobran y se bastan. Los que han estado enamorados y les han desgarrado el corazón opinan que jamás volverán a estarlo, y si lo hacen, no como aquella vez, como quien coge la peor borrachera de ginebra de su vida y promete y perjura que no entrará una gota más de este alcohol en su cuerpo: "No vuelvo a beber, en serio". Sí, hasta el próximo sábado. Yo, que he estado en ambos bandos, en el de los que se quedaron sin tiritas ni suturas para su triste y abandonado corazón de la manera más cruel que se ha escrito jamás, y en el de los que disfrutaron estando solos, entrando, saliendo, conociendo y olvidando rápido y que dejó de creer en cualquier relación factible, yo, estoy hoy aquí para deciros a ambos equipos que los que amamos con toda el alma, no por encima de nosotros, sino al mismo nivel que a nuestros amigos, familiares y sobretodo, a nosotros mismos, existimos, estamos vivos, no más que vosotros, sino a un nivel que todo el mundo debería de conocer. Tú siempre me lo dices, "todo el mundo debería experimentar lo que yo siento por ti". El amor, igual que la vida, los amigos, las relaciones, los estudios, el trabajo y todo en este camino, son etapas. Etapas de llorar hasta no poder derramar más lágrimas por esa persona, de llorar de felicidad, porque no creías amar sobrepasando límites, etapas de reírte de los enamorados y envidiar a los solteros. Pero el amor es vida, te hace sentirte vivo, te hace saber que estamos vivos, que el corazón te lata, más o menos fuerte, pero que lo haga, que te haga tocar fondo y cielo en una misma vida, que te haga querer hacer planes y cambiarlos, te hace feliz y triste, te hace querer y odiar. Y amigo mío, eso solo lo hace posible él. L'amour 

sábado, 9 de mayo de 2015

¿Ñoña? ¿Yo?

La Melisa madura, de un año y medio para acá aproximadamente, jamás escribiría estas cosas. Jamás celebraría el primer mes de su nueva relación. Jamás se pondría a este nivel de ñoñería de cagar purpurina y escupir arcoiris por la boca. Realmente, la Melisa madura no pensaba enamorarse, hasta sobrepasar límites que quedaban tan pequeños que se convertían en uno de tus lunares. Pero qué cojones, estoy feliz, de, en primer lugar, aquel día, en aquella esquina. Estoy feliz de, en segundo lugar, aquel "te sigo". Estoy feliz de, en tercer lugar, ese mensaje directo. Estoy feliz de, en cuarto lugar, tus rarezas. Y estoy cojonudamente feliz de, en quinto lugar y no por ello menos importante, aquel "no te vayas, por favor". El maktub a nuestro lado se queda corto. Nos reímos del maktub. Un 9 de abril tenía que ser. Gracias por volver a hacerme ser una ñoña que cree en cuentos de hadas con caballeros de capas azules subidos a caballos blancos. 

lunes, 4 de mayo de 2015

Granos de arena

Todos corren. A mi alrededor. Van con prisas. La angustia es la dueña de su pecho, de sus noches sin dormir, incluso de sus sueños y por consecuencia de sus despertares. Miran sus relojes analógicos y solo ven uno de arena, donde la parte de abajo cada vez está más llena y los últimos granos están por caer. Yo era una de esas personas hace no mucho. El agobio primaba en mi vida, tomaba decisiones por mí, muy equivocadas por cierto. Pero ahora me dedico a escuchar mis canciones favoritas mientras organizo los últimos coletazos de esta etapa, de este principio del fin. Y dicen que es por ti, porque estoy enamorada, y yo creo que es totalmente cierto. Me haces tener los pies en el suelo, eres ese clavo ardiendo al que me agarro, mi norte, mi punto de referencia. Todo gira muy rápido a mi alrededor, y sin embargo yo disfruto de estos últimos granos de arena. Porque por fin el lema ha cambiado. Lo mejor no está por venir, lo mejor está pasando, es este segundo, el anterior y el siguiente.