viernes, 6 de marzo de 2015

De ti

Solo tenemos una regla. No enamorarnos. No enamorarme de ti. Pero no es solamente una regla. Son muchas. Esta norma conlleva no enamorarme de tus profundos y preciosos ojos azulados. De tu sonrisa pícara. De tu peculiar flecha y tu perfecto brazo. De tu manera de andar. De tus reflejos rubios naturales. De la manera en la que me das los buenos días o las buenas noches. De tus caricias. De tus masajes. De tu atención. Por primera vez en mucho tiempo tengo la oportunidad de llevar a cabo todas las lecciones aprendidas en esto del amor. Vivir intensamente el día a día, los minutos que pasemos juntos, sin pensar en nada más que en ese momento que está ocurriendo, sin ataduras, sin etiquetas, sin complicaciones. Espero no destrozarlo. Espero no enamorarme de ti.