martes, 24 de febrero de 2015

Demasiado lejos

Hoy es de esas noches en las que tengo mucho que decir, pero no me salen las palabras. Cada vez tengo más claro que no saber de ti, obviarte, borrarte, referirme a ti como "el innombrable", pensar en cada uno de tus defectos, todo lo malo que me has hecho pasar, que no es poco, y sobre todo agarrarme cual clavo ardiendo al resto de cosas que van a la perfección en mi vida es la solución. Pero dime qué hago, dime cuál es la solución si has dejado un vacío que nadie puede llenar. Y que para qué me voy a engañar, solo quiero que llenes tú. Eres olvidadizo, nada detallista, y menos romántico aún. Ni si quiera recordarás que tengo este rincón. Y que te dediqué varias entradas. Ni si quiera te dolerá un poco tu pequeño corazón al recordar mi risa, mi sonrisa, mi nombre. Pensar que cruzar fronteras me hará olvidarte es lo único que en lo que encuentro consuelo a día de hoy. Y que consuelo tan lejano... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario