sábado, 10 de enero de 2015

Ni quiero, ni puedo

Últimamente llego a muchas conclusiones a lo largo de los días. Y tengo que decir que una de ellas es que no me importaría pasar el resto de mi vida contigo. Que fueras lo primero y lo último que mis ojos viesen al comenzar y terminar cada día. Quizás por ahí, en algún país del mundo no muy lejano, o quizás en la calle de atrás, en el barrio de al lado, en otra ciudad española esté esa persona con la que sí sea fácil hablar, reír, llorar y pasar el tiempo. Pero qué le voy a hacer si mi corazón te ha elegido a ti. Sé que mi yo del futuro lamentará estos días, semanas o meses que pasemos juntos, pero me importa tan poco... Como te dije, ya no tengo fuerza de voluntad para mantenerme alejada de ti. Ni quiero, ni puedo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario