jueves, 25 de diciembre de 2014

Imposible

Recuerdo perfectamente la frase que más me repetía mi primer amor: "Los imposibles no existen. Existen los improbables. Imposible no es que un chico de 20 se enamore de una de 15. Es improbable porque yo caí rendido a tus pies". Fue bonito mientras duró. Igual que tú. La gran diferencia es que tú, yo, lo nuestro, eso que siempre sentiremos al mirarnos, sí que es imposible. Nos ha costado mucho tiempo darnos cuenta de que no existe el término medio entre nosotros dos. Y que sí que hay cosas imposibles. Sí que puede haber dos sin tres. Segundas partes a veces sí que son buenas. A veces, más vale nunca que tarde. Y tú, amigo mío, eres el gran imposible de mi vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario