jueves, 4 de diciembre de 2014

Carpe Diem

Uno de los grandes propósitos de mi vida es no pensar tanto. Vivir, como mucho en el mañana. Disfrutar de los maravillosos momentos que me regala el presente, que son muchos, y que luego disfruto solamente en forma de recuerdos. No dar por hecho ciertas cosas. No anticiparse. Porque luego, siempre, el destino, sabio y sorprendente, te da un toquecito en la espalda y te dice "eh, colega, que nada va a salir como crees". Y uno de mis grandes principios es que nunca es tarde para empezar de cero, ni para cambiar, ni para mejorar. Algún día tendrá que llegar el momento, la persona o el acontecimiento que te grabe a fuego en la frente CARPE DIEM. Y pasará. O es que ya está pasando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario