sábado, 29 de noviembre de 2014

1:53

Son las 2 de la mañana. Exactamente las 1:53 según la pantalla de mi Mac, que tiene por fondo una foto de mi hermano y mía en Londres. Londres. Bonita palabra. El corazón me va a dos mil por hora. Realmente creo que va a una velocidad demasiado rápida. Dos mil por hora me parece demasiado poco. Nervios. Ganas. Muchas ganas. Y la imaginación jugándome malas pasadas. Quizás salga mal. O quizás, por una vez, habérmelo jugado todo a una carta, a ese precioso as de corazones me sirva de algo. Aunque que me quiten lo bailao. Esta sensación, esta presión en el pecho, en el corazón no la cambio por nada. Que sea lo que tu piel y la mía quieran. 

1 comentario:

  1. No sé si lo que escribes tiene que ver con tu vida real o son simplemente unas letras que quieres plasmar, pero sea como sea, me encanta ese sentimiento que describes, esa emoción de lo que está por venir. Besos

    ResponderEliminar